MÉXICO.- A Ricardo Gallardo Juárez, presidente municipal de San Luis, no sólo se le atribuyen conductas como hostigamiento a sus rivales políticos, amenazas a sus críticos, represión, extorsión a empresarios y desarrolladores en la ciudad; también se le achaca el repunte de los niveles delictivos en el municipio y sobre su administración pesa la sospecha del desvío de recursos y la opacidad en los procesos de licitación

El alcalde perredista de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo Juárez, está volviéndose un dolor de cabeza para la dirigencia perredista y una pesadilla para sus críticos, ya sea por sus formas de gobernar, por sus salidas de tono o por la sombra de corrupción que se cierne sobre su administración.

Hostigamiento hacia sus rivales políticos, amenazas a sus críticos, intimidación, represión, e incluso extorsión a empresarios y desarrolladores en la ciudad son las conductas que se le atribuyen al presidente municipal de la capital del estado de SLP.

Al exedil del municipio de Soledad también se le achaca el repunte de los niveles delictivos en el municipio de San Luis Potosí, alza que coincide desde que tomó protesta Gallardo Juárez como presidente municipal.

También es un secreto a voces en el municipio y la entidad la forma en que acalla a sus detractores y opositores, no solo con amenazas o tomando represalias contra medios locales críticos o contra comerciantes, por ejemplo, sino incluso a través de la compra de voluntades.

Es brutal que a quien se le ocurra hacer una crítica al alcalde, o quien osa hacer una crítica, hay una red creada exclusivamente para calumniar y denostar, tienen una red de periódicos y páginas en redes sociales que atacan a sus detractores – JOSé GUADALUPE GONZáLEZ – movimiento Ciudadanos Observando

Sobre su administración también pesa la sospecha del desvío de recursos, la opacidad en los procesos de licitación para obra pública o para la compra de bienes y servicios.

En los poco más de 20 meses al frente del Ayuntamiento de San Luis Potosí, la falta de transparencia y de rendición de cuentas en el ejercicio del gasto público durante la administración de Gallardo Juárez ha sido la norma, sin embargo los ejercicios han sido calificados sin observaciones por parte de la Auditoría Superior del Estado.

El alcalde estaría involucrado en la red de corrupción destapada recientemente en el Congreso estatal de San Luis, en donde un grupo de legisladores ofrece a los alcaldes potosinos limpiar su historial de irregularidades a cambio de dinero.

Según fuentes, el diputado local perredista José Guadalupe Sánchez, uno de los implicados en la trama de corrupción, sería el operador de Gallardo Juárez en el Congreso local.

Además, el alcalde ha sido acusado de favorecer a la empresa Panavi, quien firmó un contrato con la administración anterior para renovar las luminarias de la ciudad capital.

Durante su campaña, y aún como alcalde electo advirtió que el contrato era injustificado y que haría lo posible pare echarlo abajo y que incluso podría denunciar al exalcalde Mario García Valdez.

Ya como presidente municipal en funciones, Gallardo no solo mantuvo el contrato, sino que firmó un convenio modificatorio que elevaría el costo del cambio de las luminarias en más de 200 millones de pesos.

En unos meses pasó de la amenaza para cancelar el contrato a modificarlo para que la empresa obtuviera beneficios aún mayores a los que ya tenía comprometidos.

Un caso emblemático de su gestión fue la adquisición millonaria de medicamentos a una empresa “fantasma”, un contrato de asignación directa a una particular cuya identidad no ha sido del todo aclarada.

34
Millones de pesos pagó el ayuntamiento de SLP en tres meses por compras de medicamentos en favor de Sandra Sánchez Ruiz

Algunas voces críticas al interior del perredismo local, como el diputado federal por San Luis Potosí, Xavier Nava, han mostrado su inconformidad por la manera de llevar las riendas del mayor municipio de la entidad, priorizando el asistencialismo y el populismo no justificado por encima de un programa congruente de gobierno.

Estos programas sociales incluso han ocasionado que la Fepade haya iniciado investigaciones sobre su posible utilización por motivaciones electorales, y es que tampoco es un secreto que Gallardo sigue en permanente campaña para buscar su reelección como alcalde en 2018, lo cual le permita luego postularse para la gubernatura del estado en las próximas elecciones.

Sin embargo, el municipio de San Luis Potosí está teniendo un auge importante, sobre todo gracias al desarrollo industrial que está por encima de la media nacional, sin que ello se traduzca en la mejoría de las condiciones de vida de sus habitantes.

Millonaria opacidad

En marzo de 2016, el periódico La Jornada San Luis dio a conocer que durante los primeros tres meses de ese año, el ayuntamiento de San Luis Potosí había emitido cheques por más de 34 millones de pesos a una sola persona: Sandra Sánchez Ruiz, por concepto de medicamentos para personal de confianza.

Lo que llamó la atención fue en primer lugar el elevado monto destinado para la compra de medicamentos y, en segundo, que la identidad de la supuesta proveedora del Gobierno municipal es una incógnita.

Nadie ha podido localizarla en una oficina, no tiene referencias comerciales ni almacenes donde guarde los medicamentos.

En un comparativo realizado por un medio local, los medicamentos proporcionados por esta proveedora al ayuntamiento de la capital potosina equivalen a una cantidad siete veces superior al inventario de medicamentos con que cuentan, por ejemplo, las delegaciones del IMSS o el ISSSTE en la entidad.